Los ciudadanos en el centro de la acción pública

El mal gobierno es causa de graves problemas y falta de oportunidades. Existe pobreza extrema, alta desigualdad y poca prosperidad para todos. La política pública no está enfocada a mejorar el bienestar de la población, sino persigue los propósitos de los mismos políticos para su beneficio personal y de grupo.
Congresos con mayoría de diputados controlados por el gobernante dejan a la sociedad sin representación real ni forma de supervisar a gobernantes, su gestión, ni el uso del dinero. No son controles para evitar abusos del poder ejecutivo y los ciudadanos quedamos relegados a un segundo plano.
Luchamos en contra del mal gobierno que no ha paliado la pobreza ni la desigualdad, que no ha impulsado la prosperidad de todos, que nos ha dejado sin representación real al controlar a los diputados y miembros de los órganos autónomos.